Gran expectación se vive ante el regreso a los escenarios de los históricos Undercroft. Y es que este 23 de septiembre se vivirá una jornada que promete ser inolvidable en la Blondie, donde nadie quedará indiferente al sonido demoledor de la señera banda cultora del death metal, quienes serán acompañados por Sobernot, Diametral y los argentinos Serpentor.

Undercroft nació a principios de los 90’ en Chile, siendo parte de una camada de metal extremo que inauguró Pentagram, y de la cual también formaron parte otros legendarios como Sadism y Totten Korps. Sus primeros demos fueron joyas subterráneas que allanaron el paso para el LP debut “Twisted Souls” de 1995. Ésto, sumado a ser escogidos para abrir el show de Kreator en el extinto gimnasio Manuel Plaza, y ser también teloneros de Therion en Argentina, les hizo alcanzar un estatus de suma relevancia en el movimiento death metal nacional. 

La edición de “Bonebreaker” en 1997 aumenta el culto hacia ellos, y el lanzamiento en el céntrico Teatro Carrera se llena de una legión de fanáticos que veían en ellos a la mejor representación de un movimiento que parecía lejano. Y claro, esa lejanía estilística hacía muy complejo afianzarse a nivel masivo, como sí lo hizo Criminal, por ejemplo, quienes hacían un metal muy pesado, pero ligado al thrash, y más accesible que los guturales profundos y endemoniados de Undercroft. Los pasos a seguir, si querían establecerse en el mundo de la música, eran irse de este pequeño país, con un mercado muy estrecho de mente y de números. 

Luego del tremendo disco “Danza Macabra” del año 2000, deciden radicarse en Suecia, en donde registran “Evilusion”. La maquinaria no para y tocan en distintas ciudades y festivales en Europa, siguen creando y editando material en vivo de gran valor, que los mantiene en alto. Pero todo compromiso de tal magnitud, tarde o temprano agota algunos engranajes, y el damnificado fue el vocalista Álvaro Lillo, quien sale de la banda mientras el siguiente trabajo seguía su camino.

Los músicos continúan creando y manteniendo con firmeza su nombre entre los más grandes, pero con algunas pausas más largas. Músicos invitados, el regreso temporal del expulsado vocalista, giras y más discos, han mantenido a esta verdadera leyenda en un podio del cual difícilmente saldrán. Así, luego de varios años de silencio, tenemos la dicha y la fortuna de poder verlos en su regreso, conformados por Tito Melín en voz, Claudio Illanes y Sergio Aravena en guitarra, Marco Medina en bajo y Felipe Jiménez en batería, prometiendo revivir la mejor forma de uno de los baluartes del death metal chileno, aquellos que supieron crear camino al andar y forjar una carrera llena de canciones notables y una perseverancia a toda prueba.

Las entradas al show pueden adquirirse vía sistema Passline, pinchando acá, o sin recargo en la tienda Rockmusic. Un imperdible lugar en la historia nos espera a la vuelta de la esquina.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.