Ni más ni menos que 10 años de vida cumplen los amigos de iRock, y la celebración fue en grande en el Teatro Cariola, con un grupo de bandas inmensas en calidad y potencia.

El público respondió, aunque llegó lento. Esperemos que de a poco se internalice la costumbre de llegar a la hora, porque eventos como éste comienzan de forma puntual y con grandes bandas desde un principio. De hecho, en escena se veían tres baterías, lo cual permitía reducir los tiempos entre bandas al mínimo.

Así, a las 18:30 en punto, comienzan a sonar los primeros acordes de la tarde, en manos de Desvalijados, esta tremenda banda que ha tomado por sorpresa al medio después de la edición del disco “El Rock SeEscucha Fuerte” el 2021. Las canciones son muy buenas, con sencillos que podrían ser hits radiales perfectamente, que tienen melodías atrapantes y riffs precisos, y que en vivo toman otro color, creciendo a niveles de fuerza e intensidad que ya se quisieran muchas bandas pesadas. 

Canciones como “Déjalo Morir” o “La Magia Del Rock” prenden la fiesta mientras la gente llega por goteo, pero llenos de vitalidad y con una banda entregada como si fuera el último show de sus vidas.

La segunda banda de la noche es SobreKarga, quienes se han encargado de ponerle diversión y pilas a sus canciones, llenas de esos riffs que estaban al borde de ser prohibidos en los 60´ y 70´ por su tono lascivo. Bajo esa premisa nos entregaron un show cargado a la juerga y al rock and roll, pero de ese maldito. 

Durante un momento no se escucha la voz de Marcelo Alfieri, pero al notarlo y repararlo, continúan la fiesta con todo. Se encuentran preparando material nuevo, y en esta actuación aprovechan de descargar sus clásicos como “Bendito Sea El Rock”, que describe el amor y la fe que profesan hacia esta música, con un sonido poderoso y callejero. 

Horeja es de esas bandas que cuesta clasificar, pero que debes escuchar sí o sí, de preferencia en vivo, porque es toda una experiencia. La lírica dura lanzada como misil por parte de su vocalista Matías, empujada por una banda que maneja distintos estilos a la perfección y los va sobreponiendo a cada instante, dejando al público prendido, y también atónito por momentos. Clara muestra de aquello es “ReEvolucionar”, canción que se pasea por el rock duro, con arreglos que dejan un sabor muy dulce en un acto magistral tanto de ejecución como de composición, uniendo sonidos de sintetizador junto a trutrucas, armando una historia que hipnotiza y remueve. Notable show.

La penúltima banda en saltar al escenario es Hijos de Algo, quienes son recibidos con una ovación desde que se asoman al escenario. El ambiente es sumamente cálido, los cánticos ya se multiplican y la emoción no ha parado de crecer.

La partida es con un tema que se ha convertido en emblema. “Noneno” lleva a la fanaticada a lo más alto desde la partida y el ánimo no bajará más. Pancho Rojas se luce en su interpretación, y es que siendo el nuevo de la banda, ha entregado todo su bagaje en pos de una alineación que tiene todo para triunfar. Daniel y Cler también cantan, lo cual le da una variedad sonora que condimenta la presentación. 

Sin Miedo”, “La Historia Juzgará” entre muchas otras, dejan el ambiente eufórico y el homenaje a Pogo, con “Síndrome Camboya”, termina de cuajar una verdadera fiesta.

El cierre es con todo, y es que los Kuervos del Sur son ya un emblema nacional, con ese rock de raíz que ha cautivado a una fanaticada cada vez más numerosa, y que los ha transformado en un éxito cada vez que lanzan material nuevo o se presentan en vivo. Y esta no fue la excepción, pues se va cerrando un capítulo muy importante, que es el de homenaje a ese maravilloso disco que es “El Vuelo del Pillán”. 

Se suceden temazos como “Los Cometas”, “La Casa del Mañana” y los enormes himnos que son “El Árbol del Desierto” y “Enredadera”. La banda es un ciclón en vivo, una máquina que siempre suena recién calibrada y que derrocha energía. Son pura magia. 

La actuación incluyó canciones de sus otros discos, como “El Brujo” o “Anciano Sol” y culminó con los Kuervos celebrando junto a Cristian Carrasco, director de iRock, el cierre de una jornada de rock chileno de alto vuelo y de merecida alegría. Que se multipliquen los años y las celebraciones como ésta.

Foto principal por Reiner González

Foto por Cristian Carrasco
Foto por Cristian Carrasco
Foto por Cristian Carrasco
Foto por Cristian Carrasco

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.