La modelo y también artista, logra superarse a sí misma en su cuarto álbum en solitario titulado: “Lately I feel EVERYTHING”, el cual cuenta con las colaboraciones de Travis Barker (Blink-182) y Avril Lavigne.

Willow siempre ha sido un artista  fascinante, conocida generalmente como la hija menor del actor Will Smith, la cantante siempre ha sobrepasado sus propios límites desde niña. Con tan solo 10 años encabezó las listas de éxitos del Reino Unido con su single “Whip My Hair” de 2010,  superando  a “The Time” de Black Eyed Peas  o simplemente empujando y experimentando los límites musicales del R&B con su penúltimo álbum “WILLOW”.

Ahora, siguiendo los pasos de su madre, Jada Pinkett-Smith, una vez rockera y fundadora de la banda nu metal, Wicked Wisdom, Willow muestra su estrella punk interior en su último álbum Lately I feel EVERYTHING, el cual desentraña sus luchas de vida, emociones, sentimientos y experiencias, que resalta en los estilos pop-rock, nu-metal hasta pop-punk para expresar a través de cada canción: alegría, miedo, orgullo y paranoia.

En este álbum Willow y su productor Tyler Cole, amplían sus capacidades como compositores y músicos del género madre de este álbum, el rock. Ambos son guitarristas apasionados, situación que quedó demostrada en distintos riffs de álbumes anteriores de la cantante. Sin embargo, a partir de los compases iniciales de la primera canción del álbum,  “T r a n s p a r e n t s o u l”, la guitarra toma un lugar primordial: se filtra y se desvanece en la intro de “Gaslight“, girando y reverberando en “naïve“, lenta pero estridente en “Come Home” y “¡BREAKOUT!” También en algunas canciones es un fondo en donde la voz sobresale, como en  “Lipstick” y “Gaslight“. La voz de Willow danza con un control impresionante, gritando por momentos y deslizándose a través de varias notas en una sílaba a la siguiente. 

La instrumentación de todo el álbum es siempre contundente y nunca subdesarrollada. Las líneas de guitarra memorables y ásperas potenciadas “Don’t SAVE ME” y “XTRA” lo dejan en claro. Mientras que los álbumes anteriores a menudo se veían abrumados por las embriagadoras preocupaciones espirituales de Willow, “Lately I feel EVERYTHING” tiene éxito al examinar los sentimientos humanos. Aquí la artista escribe hábilmente sobre la experiencia de la ansiedad: el deseo de alejar a los seres queridos en “Don’t SAVE ME” o la necesidad de conexión junto con el miedo a la codependencia en “Come Home, todo en el álbum suena dolorosamente verdadero e impresionantemente matizado, entre una canción y otra.

En este álbum escrito de inicio a fin por Willow,  predomina la homogeneidad de subgéneros del rock, en él la cantante canaliza a los héroes pop-punk y emo que adoraba cuando era adolescente, por ello se hace apropiado que la reina del pop-punk, Avril Lavigne aparezca en el álbum, prestando su espíritu eterno y angustiado en “GROW”, su voz inmediatamente reconocible por los jóvenes entrega melancolía y recuerdos de juventud.

Willow, está abrazando su amor por My Chemical Romance, Paramore y Avril Lavigne en este álbum, el cual nace del deseo de hacer un disco que le permitiera “divertirse, ser joven y no ser tan existencial y preocuparse todo el tiempo”. Y justamente entrega vestigios de estos grandes artistas en cada canción con su inigualable tacto por cada género en el que se sumerge. 

Puedes ver el live de “Lipstick” en conjunto con Travis Barker aquí:

 

 

Escucha el álbum completo de WILLOW en Spotify:

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.